La conocida como Autovía del Olivar es un viejo proyecto, cuyos orígenes hay que buscarlos en las postrimerías del pasado siglo, siendo presidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves. Con esa infraestructura se buscaba, una vez concluida la conocida como A-92, una vía de comunicación rápida al norte de la alineación interior de las cordilleras Béticas, también conocida como sierras Subbéticas. Pondría en conexión una serie de localidades medias en las que existe una notable actividad económica y cierto dinamismo empresarial. Arrancando de Úbeda, en tierras de Jaén, llegaría hasta Estepa, en Sevilla, donde conectaría con la mencionada A-92, siendo su recorrido de ciento noventa kilómetros. Pero lo que era una ilusión a finales del siglo XX ha visto como los años han ido pasando, los gobiernos sucediéndose y las reformas de proyectos también, sin que esas obras por lo que respecta a la provincia de Córdoba -su trazado discurre por el sur de la provincia- hayan visto materializarse salvo en uno de sus tramos, el que va desde el sur de Cabra hasta Lucena y enlaza con la A-45 que une Córdoba y Málaga.

A lo largo de este casi cuarto de siglo han abundado las declaraciones -muchas de ellas grandilocuentes, pero que sólo eran humo- y se han barajado diferentes opciones con aportaciones del Ministerio de Fomento, recursos europeos de los Fondos Feder o de la Junta de Andalucía. Cuando Rosa Aguilar era consejera de Obras Públicas y Transportes planteó una fórmula de financiación mixta, con aportación de capital privado. Que quedó en agua de borrajas cuando su sucesora en la consejería señaló que el presupuesto -había comenzado en setecientos millones de euros- había que reprogramarlo y pasaba a novecientos ochenta y ocho millones, por lo que era inviable su realización. El único tramo en tierras cordobesas entró en servicio hace doce años y desde entonces no se ha movido una palada de tierra.

Hace algunas semanas el delegado del Gobierno en Córdoba, Antonio Repullo, junto a la delegada de Fomento, Cristina Casanueva y el alcalde de Cabra, Fernando Priego, señalaban que se reactivaba el proyecto en lo que se refería a la circunvalación de Cabra. Tomando como base el que se había redactado hace diez años se hacía necesario actualizarlo porque la normativa ha cambiado. La redacción del nuevo proyecto actualizado contempla la construcción de casi ocho kilómetros, pero no estará, siempre que no surjan dificultades, antes de doce meses. Ese plazo nos va a situar, si es que las elecciones no se adelantan, en vísperas de finales de 2022, en que obligatoriamente habrá nuevas elecciones. No es el mejor horizonte para que las obras, tras parones tan largos, empiecen a ser realidad. Nos tememos que queda autovía del Olivar para mucho tiempo. ¡Ojalá tengamos que rectificar!

(Publicada en ABC Córdoba el 7 de agosto de 2021 en esta dirección)

Comparte
Deje un comentario