Estar con las espadas en alto era una forma de decir antaño que los soldados estaban dispuestos para iniciar una batalla. La expresión viene de que en ese momento ponían las espadas en alto. Hoy la expresión ha derivado -suele utilizarse mucho en el deporte-para señalar que ante un enfrentamiento deportivo no se vislumbra un claro ganador. En este caso las espadas están en alto en lo que se refiere a la contienda electoral de mañana, según señalaba la encuesta que el pasado lunes publicaba ABC sobre la intención de voto de los cordobeses. En ella había un dato crucial que es el que nos lleva a considerar que en Córdoba las espadas están en alto. Ese dato es que la mitad de los encuestados afirmaban no tener decidido el sufragio. Es por ello por lo que suponemos que a lo largo de estos días muchos de esos indecisos ya hayan decidido qué votar y las cosas estén un poco más claras. Pero ya no es posible hacer públicos sondeos.

Pero lo que la encuesta decía, respecto a los que ya tenían decidido su voto, era que la diferencia porcentual que separaba a quienes pensaban votar al PSOE o el PP -las dos formaciones que mayores apoyos tenían- estaba muy cerca de lo que quienes se dedican a los análisis demoscópicos consideran un empate técnico. Los apoyos a la candidatura que encabeza Isabel Ambrosio se situaban en el 27,8 por ciento y los que apoyan a José María Bellido eran un 25,2 por ciento. La encuesta asignaba a la primera entre 9 y 10 escaños y al segundo entre 7 y 8. Ambos se quedaban muy lejos de la mayoría absoluta, que está en los 15. La conclusión es que quien quiera formar gobierno tendrá que buscar alianzas en las otras formaciones que, presumiblemente, tendrán representación en la futura corporación municipal.

Siguiendo con la encuesta, Ciudadanos sería la tercera fuerza, a bastante distancia de los dos primeros, porque sus apoyos se sitúan en algo más del 15 por ciento, lo que le otorga cinco concejales, mientras que la Izquierda Unida de Pedro García se quedaría en situación parecida a la que tiene actualmente; es decir, los cuatro escaños que le reportarían el 13,5 por ciento de los votantes.

En caso de que Ciudadanos apoyase al candidato del PP para ser investido alcalde -cosa que no es segura- e Izquierda Unida hiciera lo propio con la candidata del PSOE -cosa que parece bastante más segura-, las espadas seguirían estando en alto porque ninguna de las dos coaliciones -siempre según la encuesta- llegarían a la mayoría absoluta. Parece que todo quedaría en manos de las otras dos formaciones que aparecen con una posible representación municipal, aunque la asignada a Podemos, entre cero y uno, no está garantizada. Si bien, con el 5,3 por ciento de sufragios que la encuesta le adjudica la tendría sin duda, podría no alcanzar el mínimo exigible para tener representación municipal, que es el 5 por ciento de los sufragios emitidos. El otro partido es Vox que, con un 6,8 por ciento, le asigna la encuesta entre 2 y 3 escaños, que a nosotros nos parecen excesivos para ese porcentaje. Al menos nos resulta excesiva la posibilidad del tercero. Así las cosas, lo dicho: las espadas están en alto. Aunque pudiera ser que a día de hoy ya no lo estén tanto.

(Publicada en ABC Córdoba el 25 de mayo de 2019 en esta dirección)

Comparte
Deje un comentario