Última columna publicada

Los cascos antiguos de las ciudades, incluidas aquellas que tienen un fuerte atractivo por su pasado histórico o su monumentalidad, han recibido un tratamiento urbanístico muy restrictivo para evitar los graves deterioros que sufrieron en otro tiempo. Pero esas restricciones están provocando serias dificultades que se deben a diversas circunstancias que marcan su existencia, desde.. seguir leyendo →

Columnas anteriores

Un contemporáneo de la mortífera epidemia que asoló Sevilla a mediados del siglo XVII, concretamente en 1648 y que provocó, en tan solamente cinco meses, sesenta mil muertos —prácticamente la mitad de su población—, señalaba que en algunas calles de la ciudad había vuelto a crecer la hierba. Era la prueba evidente de que nadie.. seguir leyendo →

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz —perteneciente a la rama podemita del gobierno—, quien, ciertamente, por mor de las circunstancias, sin que sea culpa suya, terminará siendo la ministra de Trabajo con la que mayores cifras de desempleados se incrementaron las listas del paro que jamás se ha conocido en nuestra democracia y posiblemente en.. seguir leyendo →

El siglo XVIII no resultó tan brillante para la literatura española como lo fueron el XVI o el XVII. No encontramos nombres como Fernando de Rojas, Garcilaso de la Vega, Juan Boscán, Cervantes, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Tirso de Molina, Quevedo, Góngora… la lista sería casi interminable. En el setecientos apenas podemos espigar unos cuantos nombres.. seguir leyendo →