Última columna publicada

Los holandeses nunca me resultaron atractivos. Un castizo diría que nunca fueron santos de su devoción. No lo digo porque en la final del campeonato del mundo de fútbol, en que nuestra selección se proclamó campeona al derrotarlos con un gol de Inhiesta, el holandés De Jong propinara una tremenda patada en el pecho a.. seguir leyendo →

Columnas anteriores

Los espartanos de Leónidas, los que defendieron el paso de las Termópilas eran trescientos. Lucharon como les pedían sus mujeres cuando los soldados de Esparta iban para la guerra y les decían, al entregarles el pesado escudo con el que combatían los hoplitas, “vuelve con él o sobre él”. Era una forma lacónica de decirles.. seguir leyendo →

Se atribuye a Amadeo de Saboya, el único monarca reinante de la dinastía que el general Prim intentó entronizar en España, tras la caída de Isabel II, la frase de que los españoles eran un pueblo ingobernable. Es posible que Amadeo nunca dijese tal cosa, pero el ambiente que se respiraba en la España de.. seguir leyendo →

La mitología griega nos dice que Escila y Caribdis eran dos  monstruos marinos que controlaban las orillas de un canal. Los navegantes que se arriesgaban a cruzarlo -sólo lo hacían por necesidad imperiosa- se encontraban ante una terrible disyuntiva. Alejarse de la orilla donde estaba Escila, suponía acercarse a la que dominaba Caribdis. Esquivar un.. seguir leyendo →