Comprobar la posición de Córdoba en el mapa es una cuestión elemental de geografía, aunque, tal vez, no lo sea tanto para los bachilleres que reciban título de tales con la ley Celaá. Podrán serlo -vivir para ver- con un indeterminado número se suspensos y, por ejemplo, ser bachilleres sin saber leer ni interpretar un mapa.

Esa posición geográfica de Córdoba crea, a veces, no poca confusión. Por ejemplo, cuando los conocidos como «hombres del tiempo» -hoy más de la mitad son mujeres- formulan sus predicciones meteorológicas y aluden a Andalucía Occidental u Oriental. Muchos se preguntan, ¿dónde queda Córdoba? ¿En el oeste? ¿En el Este? Es posible que alguien señale que pertenece a la Andalucía del Guadalquivir, frente a la otra Andalucía, la de las cordilleras Béticas. Pero la posición geográfica de Córdoba en el mapa de Andalucía queda un tanto ambigua, a la hora de adscribirla.

Dicha ubicación le permitió, hace ya algunos años, quedar incorporada a la primera línea del Tren de Alta Velocidad que funcionó en España y cuyo objetivo era unir la Capital del Reino con la ciudad que celebraba en 1992 la Exposición Universal, en conmemoración del V Centenario del descubrimiento de América. Córdoba estaba en el camino entre ambas ciudades. Ahora esa posición geográfica ha hecho que se venga hablando de sus grandes posibilidades de convertirse en un importante centro logístico. Algo que han aprovechado otras ciudades. Es el caso de Zaragoza, centro geográfico del triángulo Madrid, Barcelona y Bilbao, que tiene un verdadero macrocentro logístico.

La modificación del planeamiento de casi cincuenta hectáreas, junto en la zona donde se encuentran los depósitos de la antigua Campsa busca contar con terrenos para una nueva plataforma logística en un momento en que el turismo, actividad señera en la economía cordobesa, está seriamente dañado como consecuencia de la terrible situación provocada por la pandemia. Impulsar iniciativas de este calado son una importante apuesta por el futuro que aprovecha -como en el caso del turismo- las potencialidades que ofrece Córdoba y que es de todo punto necesario. Esa posibilidad, en este caso, deriva de una posición geográfica a la que no se ha sacado todo el rendimiento que puede proporcionar. Esa ubicación que, a veces es fuente de confusión a la hora de situarla, puede resultar decisiva en un mundo donde la logística se ha convertido en elemento fundamental de moderna economía. Esperemos que no ocurra como ha sucedido en otras ocasiones donde las posibilidades por, una u otra razón, terminaron esfumándose y todo quede en agua de borrajas.

(Publicada en ABC Córdoba el 28 de noviembre de 2020 en esta dirección)

Comparte
Deje un comentario