Última columna publicada

Suele afirmarse que el verano es mal tiempo para columnas de opinión. La política desacelera, pero no llega a detenerse y otros hechos pierden relevancia. El estío es tiempo de galbana y modorra, de calores insoportables que no suponen una novedad por estos pagos, pues con unos veranos más llevaderos y otros menos, en Córdoba se superan con facilidad los cuarenta y.. seguir leyendo →

Columnas anteriores

El presidente de la Junta ha presentado su nuevo gobierno y la tradición, a veces incumplida, señala que han de darse cien días de plazo para que los nuevos consejeros se rueden en sus cargos, antes de arremeter contra su gestión. Pero la composición de un ejecutivo da lugar a valoraciones del perfil de sus integrantes, su experiencia anterior.. seguir leyendo →

Una amiga me ha enviado una imagen -es probable que alguno de ustedes la haya recibido porque estas cosas se difunden con una rapidez asombrosa por los modernos sistemas de comunicación o de desinformación, según se mire- en la que se ve el pedestal de la escultura que preside la plaza de las Tendillas. Aparece.. seguir leyendo →

En estos días de la canícula en los que transitar por las calles de Córdoba es toda una odisea, al menos a determinadas horas del día porque ya estamos en las calores, que es el cuarto grado térmico -después del calor, la calor y los calores-, viene a la memoria otro tiempo en que caminar por estas mismas.. seguir leyendo →